Noticias

Jueves, 28 Marzo 2019 16:04

Marzo, mes de la unión

Escrito por
Gráfico: NetBlocks.org: conectividad, Venezuela. Marzo, 2019.
Gráfico: NetBlocks.org: conectividad, Venezuela. Marzo, 2019.

El mes de marzo mantuvo a los trabajadores paralizados. Las actividades laborales estuvieron estancadas por dos apagones y un asueto extendido. Todo el país se vio afectado, sin importar de cuál sector fuesen.

Por parte del sector privado, los comerciantes quisieron retornar a sus labores después de que fuese declarado el asueto de carnaval por 6 días. Sin embargo, al segundo día de comenzar las labores, el país se vio afectado por un apagón que, en algunos estados, duró hasta más de 6 días. Posterior a ello, los comerciantes intentaron retomar sus actividades en medio de preocupaciones ante la posibilidad de nuevos apagones y sus consecuencias. El abastecimiento de bienes y servicios se reanudó con lentitud. Cuando el temor parecía haber mermado, un nuevo apagón afectó al país. Esta vez, por 1 día en la ciudad de Caracas y hasta por más de 3 días en algunas otras ciudades. A pesar de contar con el servicio eléctrico, este se mantenía con intermitencia y las comunicaciones eran casi nulas. Las pérdidas para este sector son millonarias, existen afectaciones irreparables en empresas y comercios. Se le sumó además el colapso del sistema de pagos, según FEDECÁMARAS.

La realidad para el sector público no es muy distante. Las pérdidas han sido millonarias y otras irreparables. En los hospitales se generó un número significativo de muertes por la pérdida prolongada de electricidad.

En el sector transporte, los sistemas de ferrocarriles del país tuvieron que dejar de prestar el servicio. En las empresas básicas, los equipos utilizados para fabricar aluminio en la estatal Venalum, se dañaron y toda la industria cerró.

El equipo de INAESIN  da su reconocimiento a todos los trabajadores  quienes día a día demuestran que quieren seguir luchando por la recuperación del país.

El mes de marzo pareciese estar en la oscuridad. No obstante, los trabajadores reafirmaron su compromiso con la restructuración de Venezuela. El apoyo sindical estuvo presente en cada una de las áreas. Sin importar el sector del sindicato, se unieron en una sola voz, logrando demostrar que en la unión está la fuerza. Se produjeron detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas de trabajadores del sector prensa y el sector eléctrico. El trabajo conjunto de todos los sindicatos logró que cesaran esas persecuciones. Queda aún mucho por lo cual trabajar, pero si seguimos tomando este tipo de acciones lograremos el objetivo de reestablecer el movimiento sindical y así, una mejor Venezuela.